Tag Archives: budismo

Karma, la cultura de culpar a la víctima, el peor sustituto moral y consuelo de los tontos.

Ya que el Karma es una ideología que ha tomado fuerza en los últimos años fuera de la religión que originalmente la ideó, siendo incluso tomada como sustituto por algunos ateos a la idea moral que se les había inculcado cuando formaban parte de una religión o culto, es importante analizarla por lo que es.

La “ley del Karma”, como es denominada por sus seguidores, es la idea de que cada decisión y acción tomada por un individuo moldea desde su apariencia física, hasta su destino a largo plazo y eventos que le ocurrirán; no como consecuencia directa, sino como resultado de la intervención de una fuerza universal.

El concepto de una fuerza universal que mantiene el equilibrio castigando y premiando a los individuos con base en sus acciones es común en múltiples religiones y filosofías, algunas le dan personalidad y voluntad, como al dios castigador presentado en el Antiguo Testamento, mientas que otras lo tienen como una fuerza ciega que imparte justicia sin necesidad de tener un personaje en sí misma, surge de la necesidad de las personas de tener un consuelo cuando se sintieron completamente impotentes ante una situación causada por un tercero, como cuando una persona es víctima de un robo, no puede detener al asaltante y se consuela con la idea de que El Universo/Dios/Justicia Divina/Karma castigará al ladrón por haberle hecho daño; pero de la misma manera, surge en contraposición la necesidad de sentir un reconocimiento por las buenas acciones de un individuo que podrían pasar desapercibidas por sus pares, lo que conlleva a la idea de que la fuerza superior que mantiene el balance los premiará por haber realizado dicha acción.

Algunas de las fuerzas previamente mencionadas castigan y premian durante el tiempo de vida del individuo, mientras que otras lo realizan hasta después de que la persona ha muerto, como el cristianismo y el islam.

La idea del Karma recae en la primera categoría, puesto que afecta a la persona mientras esta se encuentre con vida, por lo que si el individuo es asaltado, robado, violado o asesinado, es enteramente culpa suya, como comúnmente se dice en el islam cuando se busca excusa para golpear a una mujer: “algo habrá hecho”, la persona es tanto culpable como responsable de lo que sea que le haya ocurrido, sin embargo, si es una persona joven o que jamás ha llegado a cometer un crimen lo suficientemente grande como para merecer dicho castigo, la ideología entra en conflicto, lo que lleva a un proceso de racionalización en el que la única manera de explicar dicho acto es mediante la creación de un sistema aún más complejo, la reencarnación y vidas pasadas, conceptos presentes hasta el día de hoy para mantener el sistema de castas en algunas regiones de la India, iniciativa meramente religiosa que ha encontrado su lugar en la política y estilo de vida de muchos.

Lo que nos lleva a una pregunta:

¿Es el Karma en verdad moral y vale la pena usarlo como base para un estilo de vida?

La respuesta sencilla es “no”, puesto que esta es una creencia que trata de sustentarse en conceptos científicos como la ley de la causa y efecto, también llamada Principio de la causalidad y no tiene bases en el mundo real, dado que no ha sido demostrado bajo rigurosas pruebas de laboratorio; pero, principalmente por el daño que causa en la persona que es víctima de las acciones de un tercero, pues el Karma propone que es culpa de la víctima cualquier cosa que le haya sucedido, ya sea por acciones que haya realizado directamente o en una “vida pasada”.